Érase una vez un gato que soñaba con colores,

y que se percató que en las piedras,

duraban más que en las flores.